top of page

SR CHEN: EL MÁS TERRIBLE

Actualizado: 16 may 2023

Texto: Adrián Cotillas (@adrian_cotillas)

Fotografía: María Margo (@mari.a.margo)


Tras dos años jugando en su estudio a la vez que producía para otros artistas, Sr Chen acaba de publicar "Terrible", su tercer disco. En él, incluye temas en solitario a la vez que colabora con Innercut, Simona y Ghouljaboy entre muchos otros. ¿Qué habrá detrás de la creación de este trabajo? Descubrámoslo junto a él.


Antes de meternos de lleno a hablar del disco, quería saber cómo estás. Imagino que estos momentos son bastante moviditos.


La verdad es que estoy un poco abrumado con la salida, que ha ido genial, pero también necesito parar un poco. Ha sido una recta final bastante dura porque además de este lanzamiento, Simona Simona ha publicado su álbum ahora y como curro con ella de productor, ha sido como un doble lanzamiento por productor y por artista. He sido un poco Hannah Montana. Tengo ganas de parar un poco y pillar perspectiva. Aun así, estoy muy contento porque ha sido la mejor salida que he tenido nunca con uno de mis discos.


Aunque muchos de nosotros ya conozcamos tu proyecto desde hace unos años, siempre creo que es interesante ver cómo presentáis vosotros mismos vuestro trabajo. ¿Qué dirías tú acerca del tuyo?


Yo te diría que es un proyecto donde hay mucha raíz distinta. De hecho, te podría decir que ahora mismo el proyecto está en un punto de volver al origen un poco, de investigar. Siempre se me ha vinculado a la movida del urbano y del pop, y me encanta, pero si miro mis orígenes me doy cuenta de que bebo mucho de otros lados. Yo realmente vengo más de la movida del brit y de la escena inglesa. Podría decirte que el primer disco que me compre en mi vida fue el de Gorillaz. Luego llegó el urban y me flipó, ahí es donde me di más a conocer, pero con este disco me apetecía volver un poco a ese estilo mas mío.

Hablando sobre tu último proyecto: "Terrible". Un álbum que ya nos llama la atención desde la primera palabra. ¿Por qué utilizar este concepto como título?


Pues realmente el título viene de la idea del enfant terrible, que yo llegue a él hace tiempo y entendí que es eso, una persona que nunca está satisfecha con el lugar donde está y que siempre está disconforme. En el disco anterior había una canción que se llamaba "Niño" y tiraba por ahí. "Terrible" me pareció una palabra super global y descriptiva, pero que aún así cada uno se lo puede llevar hacia un montón de terrenos, desde lo más existencial de lo terrible de vivir o en sí la carga que tiene la palabra. Creo que es muy guay escucharse el disco y vincularlo a la palabra; aún habiendo ese riesgo de vincular el disco a un adjetivo así y pensar que es descriptivo, ¿Sabes? Parece que lo siguiente ya es llamarlo “Música de mierda”.

Levantar un proyecto así de grande, con diez canciones, una identidad visual muy concreta, colaboraciones...No es nada fácil. ¿Cómo has vivido tú este proceso?


Este ha sido sin duda el proyecto al que más mimo le he dedicado. Hace un par de años decidí pararme un poco más y darme espacio para poder poner el amor que le doy a las demás producciones a las mías propias. Con este disco lo que ha pasado que no había pasado antes es que me he dejado ayudar por otros. Hay otros productores que han currado conmigo, Innercut ha supervisado todo…Esto ha sido una pieza clave para mí. A nivel de curro han sido unos dos años y hemos tenido como unas veinte demos o así, pero de ahí seleccionamos los diez temas finales. La verdad es que ha sido difícil y currar con gente ha hecho un poco que sea así, que es lo normal porque claro, todo el mundo va muy liado y tiene sus propios timings. Ha sido una especie de prueba a mi ego. Sin duda he aprendido lo que es formar un equipo y me he dado cuenta de que no quiero volver a hacer un disco solo. Me encanta estar con más peña en el estudio y abrir ese componente de comunidad de la música, me parece increíble.


Ya que mencionas el tema de parar con el fin de hacer bien las cosas, de hacerlas con amor. ¿Cómo se vive la caducidad de la música desde la posición de artista? ¿Qué tan exigente es la industria en este tema?


Es durísimo. Muchas veces no estás en un momento creativo que puedas exprimir, lo que hace que todo trabajo se devalúe un poco. Sabes que tienes que hacer un release, y aún no teniendo material tienes que hacerlo. Justo hace poco hablaba esto con un amigo y él mismo se dio cuenta de que tenia que parar porque pierdes la orientación con la presión de todo esto. No puedes crear una narrativa en dos o tres minutos mensuales. Si quiero crear un trabajo más extenso como un álbum, el payback no merece la pena. Todo está muy enfocado a los singles. Por hablar del disco, puedo decirte que aunque ha ido genial, la peña se ha quedado con los singles anteriores. Los temas nuevos, aunque se están escuchando, no van ni de lejos igual de bien que los demás.

Me da pena porque muchas veces guardo estos temas para que cuando salga el álbum se queden los mejores, pero visto lo visto te replanteas muchas cosas.

Otro tema sobre el que quería preguntarte es la figura de ser productor. En tu caso está Chen cantante y Chen productor. ¿Se valora suficiente la figura del productor? ¿Cómo ves en primera persona esto?


Es algo bastante interesante. Yo muchas veces presento ideas de temas a nivel letra, melodías…Y claro, el artista lo presenta, pero una gran parte de produccion y de composición es mia, del productor. Voy a contradecirme un poco en cierta manera, pero estoy en un momento en el que me doy cuenta de que hablamos del productor muchas veces como el compositor, arreglista…Pero es que si nos ceñimos a la idea estricta del productor, su función solo es la de acompañar al artista y poder potenciarle, pero no es poner su propia movida en el proyecto.


Al final, los grandes dúos de este estilo que han triunfado han sido tándems que funcionan por la visión de dos personas. Mira a Tangana y Alizzz o Rosalía y el Guincho, que tienen proyectos que no funcionan sin uno de ellos. De cara al mundo general, lo que queda es el artista porque es el lugar al que miras si no prestas mucha atención, pero solo tienes que rascar un poco para investigar y probablemente el productor sea lo primero que veas. No sé si a ti pasa, pero muchas veces investigo productores y me pongo a ver todos sus curros para ver como funciona esa persona.


La verdad es que me encuentro un poco dividido porque quiero que lo más propio de mi estilo esté en Sr Chen y que cuando esté en modo productor, solo tenga que acompañar y no volcar mi estilo en otro proyectos, pero es prácticamente imposible.


Volviendo un poco a tu disco, y por relacionarlo con el título también. ¿Qué ha sido lo más terrible de todo el proceso creativo para ti? ¿Y lo mejor?

Pues esto lo tengo clarísimo. Lo más terrible ha sido el tratar con otra personas por saber poner límites, por tener que transmitir lo que yo quiero con el equipo con el que he trabajado. Es difícil saber decir lo que quieres de manera asertiva cuando surgen pequeñas discusiones. Me resulta gracioso porque es algo que he tratado en el disco a la vez que me surgía, es como si me hubiera puesto a prueba. Me he dado cuenta de que soy un gran evitador de conflictos y he entendido que cuando sabes enfadarte bien, nunca sale nada malo. La gente recibe lo que es importante para tí y podéis ir todos a una. Yo tengo una especie de chip, que es muy de niño, pero pienso que si causo algún tipo de conflicto, genero el pensar que dejas de ser querido.


Lo mejor ha sido currar con equipo para trabajar en mi proyecto. Nos lo pasamos genial en el estudio con peña como Innercut, Scotty DK, Halley….Esto probablemente ha sido de lo más divertido.

En el disco cuentas con varias colaboraciones con diferentes artistas, pero al fin y al cabo el que da la cara y se presenta ante el público con esto eres tú. ¿Qué crees que es necesario para levantar algo así de grande desde cero?


Creo que es algo que a mí me va pasando algo de manera cíclica. Me doy cuenta de que mi cuerpo se va preparando para sacar un disco.

Si te soy sincero creo que lo que hace falta es ganas e infraestructura. Va a sonar muy poco místico, pero es que la gente no es consciente de todo lo que supone, y eso que proyectos como los míos son pequeñitos. También te digo, las mejores cosas pasan por accidente y son cero calculadas. Te diría que algo muy importante son los límites, hay que saber el tiempo que supone hacer algo así y saber hasta dónde te vas a implicar.

Por ir cerrando un poco esta charla, ¿qué es lo que más valoras de todo lo que has aprendido con el disco?

He aprendido varias cosas. He echado mucho de menos la pandemia en cierta manera. En aquella época yo hacia un tema cada domingo y ese mismo día lo subía. Eso me conectaba con algo a lo que quiero volver, y me he dado cuenta con en este disco y por cómo funcionan los timings en general. Las plataformas te piden los proyectos con bastantes meses de antelación, lo que hace que a mi me cueste mucho defender a nivel emocional algo que igual tiene seis meses de antigüedad. Esto me ha hecho aprender que lo más importante del proceso es pasártelo bien, el disfrute. La mejor manera de comunicar a través de la música para mis es hacerlo bien y disfrutarlo. Creo que esto se nota sobre todo lo que se va construyendo. Me hace pensar que lo siguiente que haga quiero que sea rápido, sin pensar demasiado y que sea algo que me salga espontáneo. Muchas veces nos perdemos en nuestro propio ego de una forma super trascendental y olvidamos esto.

Antes de irnos a escuchar tu disco te quería hacer una última pregunta. ¿Qué es lo más terrible de ser artista en nuestro país?

Uf, déjame pensar...Te diría que estamos en un país donde no hay punto medio en la industria. Es muy difícil vivir de ello si no entras en el mainstream. Incluso los grandes nombres de nuestra escena, te das cuentas de que no llevan la megavida que parece, y eso que son las puntas de lanza. ¿Cómo pueden tener millones de reproducciones, estar en todas las playlist y hacer giras gigantes y tener que luchar por pagar facturas?


Snoop Dog lo decía, pero es que ha habido una muy mala traslación del modelo digital de la música, ha dejado de haber mucha transparencia. Cada vez se nos ejerce más presión a nivel de streams y creo que eso es lo peor, la presión.

Es que o te va más o menos bien o no hay manera de tirar con ello.


Komentarze


bottom of page