top of page

EL ARTE DE MABEL ESTEBAN

Actualizado: 16 dic 2022

Burgalesa por nacimiento y creadora por vocación, al igual que ilustradora, ceramista e incluso tatuadora. Mabel Esteban es una joven de 31 años que, sea por el motivo que sea, llama la atención de cualquiera con sus creaciones.


Ella misma cuenta que ya

desde bien pequeña le brillaban los ojos con la pintura y, sin casi dudarlo, empezó su etapa universitaria cursando el grado de Bellas Artes, especializándose más tarde en pintura.

Una vez acabado este ciclo, donde comienza a entender el mundo de los egos, se traslada a Bilbao para estudiar cerámica por amor al arte, como no podía ser de otra forma.


Aliviada, Mabel nos cuenta que allí, esa idea de soberbia artística quedó a un lado. El ambiente era mucho más amable y tranquilo. Esa comparación entre creadorxs es algo que Mabel ha intentado evitar siempre. Como ella misma dice, solo es una chica que disfruta haciendo arte y que agradece que lo que hace guste a los demás.


Tiempo más tarde decide volverse a su ciudad de origen, Burgos, donde podemos encontrarla actualmente con bastantes proyectos entre manos. Allí, colabora con el Espacio Tangente impartiendo clases de cerámica con el fin de enseñar a cualquiera que se ofrezca.



Además de disfrutar enormemente esta disciplina, está especializada en ilustración a nivel profesional. Cómo podemos esperar de cualquier trabajo freelance, no es algo fácil, nos cuenta la creadora entre risas. Esto no es nada nuevo. Ya sabemos que en estos casos el número de trabajos mensuales varía mucho, y es que de algo hay que vivir… No obstante, este componente no influye para nada en la pasión que siente Mabel por su profesión.


Si nos fijamos en su obra, nos damos cuenta de que hay algo muy llamativo, y es que tiene un estilo muy personal que encontramos en todas sus creaciones. Solo hace falta fijarse en su forma de dibujar las caras para darte cuenta de que nadie más las hace así. ¿De dónde viene este estilo? Pues bien, Mabel nos revela su propia teoría, muy interesante por cierto. Ella considera que cualquier creador, cuando compone sus obras, refleja una parte de sí mismo. Esto hace que el estado del propio artista influya mucho en el resultado e incluso en el proceso creativo.


Por otro lado, la inspiración no le viene de un lado concreto, pero es cierto que en su día a día consigue ver ideas por prácticamente todos lados: una película, una serie, unx amigx…

Y es que aunque Mabel conoce la fase de odiar la obra durante el proceso, sabe que su mejor arma es dejar reposar la idea, despejarse, y volver más tarde para dar los últimos retoques a su proyecto, aunque sea a regañadientes.

Sus trabajos son muchos y muy interesantes. En su trayectoria profesional abarca diversos sectores que se pueden ver en una ojeada a su perfil de Instagram, el cual Mabel considera como una herramienta de trabajo indispensable. En él, nos habla un poco sobre algunos de sus últimos trabajos. Encontramos el diseño de un gran mu ral de la artista catalana Rosalía, situado en el Fórum de Barcelona; la colaboración en la imagen creativa de Tribu Festival; y, por supuesto, sus propios murales por encargo en los que expresa ese estilo tan peculiar


Fotografía de Núria Estremera

Era de esperar que detrás de una creadora así, hubiese una gran cantidad de referentes. Sin ningún tipo de pudor, la artista nos confiesa que algunos de ellos son Frida Kahlo, de la cual extrae un importante simbolismo en sus retratos, Narowé, ilustrador digital contemporáneo, e incluso su propio entorno.

Todos estos ingredientes, a los que se suman una personalidad humilde y generosa, una gran pasión por el trabajo, y una mente inteligente, dan lugar a una artista como Mabel, una artista en mayúsculas.


Comments


bottom of page